Intensas lluvias elevan el riesgo de leptospirosis y otras amenazas de salud pública

Las recientes precipitaciones en todo el territorio nacional están exacerbando las afecciones respiratorias de la población; además, se ha intensificado la alerta por dengue, ya que las lluvias favorecen la proliferación del mosquito Aedes aegypti, responsable de transmitir esta enfermedad.

El doctor José Brea del Castillo ha subrayado repetidamente los riesgos adicionales que traen las lluvias. Entre estos, menciona la amenaza creciente de leptospirosis y un posible aumento en los problemas gastrointestinales.

Las lluvias torrenciales aumentan la posibilidad de contagio de leptospirosis, ya que las ratas abandonan sus refugios y dejan su orina en lugares que pueden entrar en contacto con alimentos, como las latas. Este contacto pone en riesgo la salud de las personas que consumen dichos productos. Los médicos, especialmente los pediatras, recomiendan evitar el consumo de agua no tratada.

Para prevenir estos riesgos, se aconseja hervir el agua no potable o añadirle gotas de cloro. Es igualmente importante lavar bien los alimentos enlatados para evitar la leptospirosis. En relación con el dengue, se insta a la población a tapar los depósitos de agua y eliminar posibles criaderos de mosquitos.

Las autoridades sanitarias siguen vigilando la situación y proporcionan recomendaciones para proteger a la población de estos riesgos asociados a las fuertes lluvias.